HOSPITAL REGIONAL COYHAIQUE ENTREGA PLACENTA A MADRE DE CHILE CHICO

La nueva normativa permite entregar la placenta a las mujeres que lo soliciten, como una prestación con pertinencia cultural y segura desde el punto de vista sanitario.

 

Coyhaique.- Más de 150 kilómetros, incluyendo el cruce por el Lago General Carrera, fue la travesía que emprendió Rosa Adue junto a su pareja y su hijo Manuel, quien a pocos días de nacer en el Hospital Regional Coyhaique, regresó al hogar de sus padres en la localidad de Chile Chico. Sin embargo, no volvieron solos a “la ciudad del sol”, ya que se llevaron consigo la placenta que cobijó por 9 meses a Víctor en el vientre de su madre, convirtiéndose así en la primera mujer no proveniente de pueblos originarios en solicitar este órgano en la región de Aysén.

A la fecha, la entrega de placenta en nuestro país era exclusiva para mujeres de pueblos originarios, sin embargo, desde este 2017 se amplió la entrega a requerimiento de cualquier mujer, independiente de su origen, siempre y cuando ésta sea destinada a prácticas culturales que la madre considere relevantes.

“La idea surge a partir de una consejería que nos entregó el matrón del Hospital de Chile Chico durante el control prenatal. Él nos comenta sobre esta normativa, acerca de las funciones nutricionales que tiene la placenta y los usos que se le da. Como familia lo conversamos y nos pareció súper interesante tomar una de esas opciones”, relata Rosa, profesora de Lenguaje del Liceo Luisa Rabanal Palma.

En el caso de la familia Bermúdez Adue, esta placenta representa un reencuentro con sus raíces: “La idea es poder enterrarla en la misma chacra donde está sepultada la placenta y el ombligo de su abuelo paterno. Es también un encuentro con la tierra y sus antepasados. Tenemos pensado hacer una ceremonia donde enterremos la placenta de nuestro hijo, y plantaremos un árbol que se va a nutrir con ésta. Finalmente, este arbolito va a tener la misma edad que Manuel”, cuenta esta madre primeriza, quien está analizando la posibilidad de utilizar parte de este órgano en la elaboración de cápsulas para su consumo.

 

NORMATIVA

Esta iniciativa busca entregar una atención en salud con enfoque de derechos, tomando en cuenta factores emocionales, afectivos, espirituales y culturales, así como también otras visiones de la medicina, sin dejar de lado las condiciones sanitarias. En efecto, un punto fundamental en la entrega de placenta es mantener la cadena de frío.

Así lo explicó Vilma Ojeda, matrona Administradora de los Cuidados del Hospital Regional Coyhaique: “Instalamos un refrigerador que cumple con la cadena de frío para resguardar la entrega de la placenta. La usuaria tiene hasta 72 horas para retirarla bajo condiciones de seguridad. Está en doble bolsa de plástico, sellada, rotulada con el nombre de la paciente más fecha y hora del parto para que no haya ningún tipo de confusión. Luego se entrega en un cooler o nevera –proporcionado por la misma paciente- con unidades refrigerantes”, precisó.

La profesional explicó que aquellas mujeres que estén interesadas en conservar su placenta, deben realizar la solicitud con anticipación para llevar a cabo la evaluación médica respectiva. Además, no se entregará la placenta en caso de diagnóstico de determinadas enfermedades y/o infecciones transmisibles.

 

Comentarios

comentarios

Add Comment